Medicamentos, ¿propios de la edad?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Probablemente alguna vez has escuchado decir a alguien que toma los medicamentos propios de la edad, sobre todo, haciendo referencia a los que tiene indicados para la tensión, el colesterol, la hipertensión o la diabetes tipo 2, entre otras.

Si nos paramos a pensar, ¿no crees que son más propios de nuestro estilo de vida?

En la actualidad, un porcentaje bastante alto de consultas médicas por enfermedades crónicas están causadas por estilos de vida no saludables. Hay elecciones en nuestro estilo de vida que inciden en nuestra propia salud.

Un estilo de vida saludable, es aquel donde existe un equilibrio en la alimentación, la actividad física, el manejo del estrés, el descanso. Así como, también la relación positiva con nuestro entorno.

¿Sabías que existen factores de riesgo que son modificables?

Pues sí, hay factores de riesgo de padecer enfermedades crónicas que son modificables como son: el consumo de tabaco o alcohol, el sedentarismo y una alimentación inadecuada.

El consumo de tabaco y/o alcohol pueden provocar importantes problemas de salud. A largo plazo, puede presentarse enfermedades pulmonares, riesgo de enfermedades cardíacas, riesgo de padecer cáncer. 

Asimismo, el sedentarismo y una alimentación con un consumo excesivo de grasas saturadas, azúcar y sal, pueden derivar en sobrepeso u obesidad. A su vez, son factores de riesgo para numerosas enfermedades entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Aprender sobre hábitos saludables es tan importante como buscar atención médica cuando estamos enfermos para adelantarnos a situaciones que pueden dañar nuestra salud.

Es importante ser consciente de nuestras elecciones en cuanto a estilo de vida. Tenemos la capacidad de modificar los hábitos negativos que repercuten en nuestra salud y que nos condicionan a necesitar medicación.

Una estrategia importante para prevenir es tener hábitos saludables dirigidos a:

  • Alimentación sana y equilibrada
  • Práctica de ejercicio físico
  • Dormir adecuadamente
  • Evitar el consumo o abuso de sustancias tóxicas
  • Buen manejo del estrés

Y ahora, que piensas: ¿podemos prescindir de esos medicamentos modificando nuestras conductas?

La próxima vez que escuches a alguien usar esas frases, sabrás que quizás, esa persona no está entendiendo la importancia de nuestras elecciones en el estilo de vida. 

Sobre Mi

Me llamo Milagrosa del Carmen Pulido González, soy Técnico Superior en Dietética y Graduada en Enfermería

Artículos recientes

Siguenos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad